//MADRESFERA ADS

lunes, 11 de diciembre de 2017

Manualidades Navideñas (VI): Adornos y Figuritas con Palos

Este año los deberes navideños del cole incluían hacer una figurita para el Belén con palos de polo (o de médico). Y nos ha tocado hacer un ángel.
Investigando hemos descubierto que se pueden comprar palos de distintos tamaños, y no es nada difícil trabajar con ellos. Con lo que además del angelito requerido también hemos hecho unos reyes magos extra.
Así nos han quedado.


El ángel lleva complementos de goma eva y los reyes también de fieltro, los botones y las cintas.

Nos ha gustado mucho trabajar con los palos, con lo que no descarto que hagamos algo más. Por ejemplo, algo de lo que hemos fichado, que os dejo por aquí abajo:






















































O éste que es mi preferido:


jueves, 30 de noviembre de 2017

Manualidades Navideñas (V): Calendario de Adviento

Hacía mucho tiempo que no nos poníamos a hacer manualidades navideñas, que mira que nos gustan, y este año nos hemos preparado con tiempo y el fin de semana pasada estuvimos trabajando para preparar nuestro Calendario de Adviento.


Como todos los años su tía les regala el típico calendario de las chocolatinas, a nosotros nos gusta complementarlo con alguna misión (o buena obra) que deben cumplir para ganarse la chocolatina. Normalmente las teníamos impresas en un folio, pero este año no, este año irá cada una dentro de un sobre colgado de un árbol. Además, hemos añadido cada día una frase del evangelio relativa al nacimiento de Jesús, y una actividad navideña, con lo que cada sobre trae tres tarjetas (misión, frase y actividad). Mis hijas han participado en la realización del calendario, pero aún no saben lo que habrá en los sobres. Espero que les guste. Y a vosotros, que os lo voy a contar enseguida.

Algunas de las misiones son:


Las Actividades Navideñas prometen, aunque no sé si seremos capaces de cumplirlas todas:
  • Escribir y mandar tarjetas de Navidad
  • Ir a ver las luces
  • Decorar el árbol
  • Preparar galletas de Navidad
  • Decorar la casa
  • Poner el Belén
  • Escribir Carta a los Reyes Magos
  • Hacer copos de nieve para decorar las ventanas
  • Ver una película navideña
  • Hacer un adorno para el árbol
  • Preparar un chocolate caliente y ver una peli navideña
  • Donar juguetes
  • Escribir una lista con las cosas por las que estamos agradecidos
  • Decorar una casita de jengibre
  • Y así hasta completar 24 actividades, cada uno que elija las que más le gusten...
Nos hemos divertido mucho haciéndolo y seguro que cumpliéndolo. Y si lo cumplimos bien haremos alguna otra manualidad navideña, así que volveremos por aquí.

¿Os gustan los calendarios de adviento? ¿Cuáles son vuestros preferidos?




miércoles, 29 de noviembre de 2017

Jugamos a las cartas

Desde este verano quería contaros los juegos de cartas con los que nos hemos distraído en vacaciones, y ahora es una ocasión perfecta, ya que se acercan las Navidades, e igual podemos incluir alguna de estas barajas en la Carta a los Reyes Magos o Papá Noel.

Y de paso me he decidido a hacer una recopilación de juegos de cartas tradicionales ideales para pasar un buen rato con los niños (vienen genial porque las barajas ocupan muy poco sitio y siempre podemos llevarlas encima para llenar tiempos muertos), y también de otras barajas de cartas más novedosas, y así lo tenemos todo aquí junto.

Dobble



Éste es uno de nuestros juegos del verano. Y más sencillo no puede ser. El juego consiste en buscar algún símbolo igual a los que hay en nuestra carta (ver doble, vamos).
Se puede jugar de cinco maneras diferentes (minijuegos): La torre infernal, El foso, La patata caliente, ¡A por todas! y El regalo envenenado.




Jungle Speed



Se parece al Dobble en que hay que fijarse en los símbolos y es importante la rapidez. La diferencia es que en este juego cada carta tiene un único símbolo (hay que prestar mucha atención porque los símbolos son muy parecidos) y si hay dos símbolos idénticos en la mesa los jugadores que tengan esas cartas protagonizan un duelo, y tienen que atrapar cuanto antes el tótem que hay encima de la mesa.



Uno (o Chúpate dos)

Éste es uno de los juegos de cartas más populares del momento, gracias a la baraja de cartas que ha comercializado Mattel, pero la verdad es que es una variación de un juego de toda la vida (el Chúpate dos con la baraja española, u Ochos locos con la baraja francesa).


La baraja de Mattel es muy atractiva para los niños por el colorido y lo fácil que resulta identificar las cartas especiales. El juego consiste en ir combinando colores o números con la carta que está en la parte superior de la baraja. Y echar unas risas utilizando las cartas especiales (que te hacen coger (chuparte) dos cartas más, o cuatro, cambiar de dirección, saltar al jugador siguiente, etc).
¡Y que no se te olvide decir "¡Uno!" cuando te queda solo una carta!
Por si un día no tenéis a mano la baraja de Uno, y queréis jugar con una baraja española os dejo aquí cuáles son las cartas especiales en esta baraja:
  • 2 -> Chúpate 2. Tienes que coger dos cartas del mazo, a no ser que tengas otro 2, lo que hará que el siguiente jugador tenga que coger 4 cartas, y así sucesivamente (si él también tiene un 2, el siguiente cogería 6)
  • 7 -> Cambio de sentido. 
  • 11 -> Salto. Se salta al siguiente jugador.
  • 12 -> Elige Color. Permite cambiar el color

Memory


Seguro que conocéis el clásico juego de memoria. Hay infinidad de variedades distintas (con personajes de dibujos u otras ilustraciones). Pone a prueba tu memoria. Consiste en poner todas las cartas boca abajo sobre la mesa e ir levantándolas de dos en dos. Si encuentras pareja, te la quedas, y si no, intenta recordar dónde estaba cada una. Gana el que más cartas tenga.

Familias

De todos los juegos de Familias de cartas,  mi preferido es el de las Familias de 7 países de Heraclio Fournier. Con las familias árabe, mexicana, china, bantú, esquimal, india y tirolesa.
A cada jugador se le reparten 7 cartas, dejando el montón en la mesa. Empieza un jugador preguntándole al que quiera del grupo si tiene la carta que él desea, y si la tiene, debe dársela y repite pidiendo una carta. Si no la tiene, coge una carta del montón; si es la que ha pedido, repite y si no, le toca al siguiente. En cuanto ha reunido una familia, la deposita en la mesa. El jugador que al terminarse las cartas del montón tiene más familias gana la partida



Éstos son los más populares con barajas especiales, pero he descubierto unos cuantos más, que tienen muy buena pinta. ¿Los conocéis?

  • Sleeping Queens: Hay que despertar a las cinco reinas, utilizando los trucos y poderes que dan las distintas cartas (reyes, dragones, caballeros, pociones, etc)
  • Too many monkeys
  • 20 questions for kids: Es un juego de adivinanzas clásico. Hay que adivinar la imagen que hay en la carta (puede ser una persona, animal o cosa).
  • Tell tale: Igual que el Story Cubes, pero con cartas en lugar de con dados. Hay que inventarse una historia con las cartas que te toquen.
  • Palabrea: Se levantan dos cartas, una por cada cara (son cartas de doble cara). Y el primero que dice una palabra que empiece por la letra de la carta, y la categoría de la otra carta se las lleva. 

Y ahora voy con una recopilación de juegos clásicos en baraja española:

  • La escoba: Se reparten tres cartas a cada jugador, y se ponen cuatro cartas boca arriba sobre la mesa. El juego consiste en sumar 15 puntos con una de nuestras cartas y las que sea de las de la mesa (teniendo en cuenta que la sota vale 8, el caballo vale 9 y el rey vale 10). Si se consigue dejar la mesa vacía (se suman 15 con una de nuestras cartas y todas las de la mesa), se dice que se ha hecho una escoba. Se siguen repartiendo manos hasta que se terminan las cartas del mazo. Puntos: Un punto por cada escoba, Un punto al que tenga más sietes, Un punto al que tiene más cartas, Un punto al que tiene más oros, Un punto al que tiene el siete de oros (también llamado el guindis). Gana el jugador que primero llegue a 21 puntos.
  • Torre de naipes: A ver quién consigue la torre más alta (y duradera) con las cartas. Un clásico.
  • Burro: Hay que conseguir cuatro cartas del mismo número. Se selecciona un número completo por cada jugador (por ejemplo, todos los cincos), se barajan y se reparten. Cada uno selecciona qué carta va a descartar y cuando todos dicen "Uno, dos, tres" se pasa boca abajo al siguiente jugador. Cuando uno consigue las cuatro cartas iguales dice "¡Burro!" y pone la mano en el centro de la mesa. Los demás jugadores deben ponerla encima, y el último en ponerla pierde y consigue una letra de la palabra Burro. Primero la B, luego la U, etc. El primero que complete la palabra Burro, pierde.
  • El asesino: El rey de espadas es el policía, el as de oros es el asesino, la sota de oros es la reina, y se completan con tantas cartas como jugadores haya (que no sean ases ni figuras). El asesino tiene que "matar" a todos los jugadores para ganar. Para matarlos guiña el ojo, con cuidado de que no le descubra el policía (ni de intentar matarlo), y el asesinado debe decir "¡Muerto!". Si el policía descubre al asesino, gana el policía. El cómplice es el ayudante del asesino, y lo elige el asesino sacándole la lengua (y desde ese momento puede también matar guiñando el ojo), y si el policía acusa al cómplice, gana la partida el asesino. La reina, se encarga de resucitar a los jugadores muertos, lanzándoles un beso. 
  • El relojito: Ideal para niños que están aprendiendo a contar. Se reparten todas las cartas pero los jugadores no pueden ver su montón. Por turnos van tirando cartas de su montón repitiendo su orden en la baraja "as, dos, tres, cuatro, cinco, seis,...". Si un jugador tiene la mala suerte de que su carta coincida con la que le toca decir se coge todo el montón que hay sobre la mesa y lo junta con las que tiene. Y se vuelve a empezar. Gana el primero que se queda sin cartas.
  • El cinquillo: Consiste en hacer las cuatro escaleras de los cuatro palos. Empieza a jugar el que tenga el cinco de oros colocándolo sobre la mesa. A partir de ahí solo se pueden poner las cartas que preceden o siguen a las que hay en la mesa u otro cinco. Si no puedes poner carta, pasas. Gana el primero que se queda sin cartas.
  • La triste sota: Se reparten todas las cartas menos una sota. Y hay que hacer parejas con las cartas que tenemos (se van poniendo encima de la mesa). Después, en cada turno cada jugador roba una carta al jugador que tiene a su derecha y si formamos una pareja se deja en la mesa.  Pierde el jugador que se queda con la sota de copas.

martes, 21 de noviembre de 2017

Paddington 2. No te dejes engañar por el oso de peluche, esto no es una película ñoña.





El pasado sábado, gracias a Sapos y Princesas, pudimos asistir al preestreno de la nueva película del oso más adorable del cine, Paddington 2. Además de poder ver la película antes del estreno nos obsequiaron a todos con un gorrito rojo, para meternos más en la piel de Paddington, jeje.




Y como os digo en el título de este artículo, para los que no conocéis al personaje creado por Michael Bond, no os dejéis engañar por que es un oso de peluche, porque la película no es nada ñoña.
Ya disfrutamos mucho hace unos años con su primera aparición cinematográfica (además sin querer, porque íbamos a ver otra película y se estropeó el proyector y nos tocó cambiar de sala sin pensárnoslo mucho), fue una gratísima sorpresa encontrarnos con una película familiar de aventuras protagonizada por el adorable oso del gorro rojo, más conocido como Paddington (toma su nombre de la estación de tren donde le encuentra la familia Brown), que en aquella película está muy bien acompañado por una Nicole Kidman convertida en una perfecta villana y por toda la familia Brown (encabezada por Hugh Bonneville, el conde Grantham en Downton Abbey).
Pero volviendo al presente, la nueva película de Paddington no nos ha sorprendido tanto como la anterior, pero sigue siendo una estupenda película para ver en familia, con un montón de risas, aventuras, y actores de lujo en escenas inolvidables. ¡Dan ganas de seguir viviendo aventuras con Paddington!

Sinopsis: Paddington ya está felizmente instalado con la familia Brown en Windsor Gardens, donde se ha establecido como un popular miembro de la comunidad, repartiendo alegría y mermelada allá donde vaya. Mientras busca el regalo ideal para el cien cumpleaños de su querida Tía Lucy, Paddington encuentra un singular libro pop-up en la tienda de antigüedades del Sr. Gruber, y se embarca en una serie de trabajitos para poder comprarlo (está genial como limpiacristales). Pero al ser robado el libro, es a Paddington y los Brown a quienes corresponde desenmascarar al ladrón….



En esta película se unen al reparto grandes actores como Hugh Grant (en el papel de Phoenix Buchanan, que está espectacular, no os perdáis la escena final), Brendan Gleeson (como Nudillos McGinty) o Jim Broadbent como el Sr. Gruber.

Paddington es un personaje creado por Michael Bond (que falleció este mes de junio y al que le dedican la película).

Y merece una mención la banda sonora, que viene acompañada por canciones en directo interpretadas por Tobago and d'Lime.








martes, 10 de octubre de 2017

El Loira con niños (y 5): Castillo de Clos Lucé

Hoy llegamos a nuestro último capítulo de nuestro viaje por el Loira con niños. Un capítulo interesantísimo porque nos traslada al mundo del gran Leonardo da Vinci.



Y es que el genio italiano vivió sus últimos años en Francia, ya que aceptó la invitación del rey Francisco I y se trasladó a vivir al Castillo de Clos Lucé (o Castillo del Cloux). Allí vivió feliz sus tres últimos años, pintando y trabajando, y fue tratado por el rey con todos los honores. El rey le pagaba una renta, le financiaba sus trabajos, y solo pedía a cambio el placer de escucharle conversar.

En el castillo también se pueden visitar aposentos y salas que habitaron otros personajes (también pasó por aquí Ana de Bretaña que da nombre a un oratorio que se creó para ella), pero sin duda lo más interesante es ver dónde y cómo vivió Leonardo, y aún más cómo trabajaba.
Se pueden ver sus talleres de pintor, escultor, dibujante, su biblioteca y su gabinete científico.



En el sótano hay cuatro salas dedicadas a la colección de inventos de Leonardo, y se pueden ver 40 máquinas diseñadas por él (son maquetas basadas en los dibujos originales de Leonardo, construidas con materiales de la época).


Además, el castillo tiene un parque maravilloso, en el que te encuentras en cada rincón otras 20  maquetas gigantes de sus inventos. Estas maquetas del jardín son móviles y manipulables, con lo que el paseo por el Parque Leonardo da Vinci (así se llama) resulta un paseo muy agradable y además divertidísimo para los niños.





Este castillo está en la ciudad de Amboise, que es una ciudad medieval, con su propio castillo, y que también es muy interesante para pasear por sus calles. No os la perdáis si vais a visitar el castillo de Leonardo.

Y hasta aquí nuestro viaje con el Loira con niños. Un viaje inolvidable. Y aún se nos quedaron algunos castillos en el tintero. ¿Volveremos? Qui lo ça...

jueves, 5 de octubre de 2017

Un día en las carreras


Es uno de nuestros planes anuales, nos gusta acercarnos al hipódromo una o dos veces al año a ver las carreras, los caballos, y pasar un rato agradable.
Así que si nunca habéis ido os voy a contar lo que os ofrece el Hipódromo de la Zarzuela para pasar una mañana (en otoño) o tarde (en primavera) bastante divertida en compañía de los niños.



¿Cómo llegar?

El hipódromo de la Zarzuela está muy cerca de Madrid, en el km. 8 de la A-6. Si venís en coche dispone de un parking enorme (con más de 2000 plazas). También se puede ir en transporte público (cogiendo el 658 desde el intercambiador de Moncloa). Y además hay una lanzadera gratuita (sale desde dos horas antes hasta una hora después) que sale del Paseo Moret (también en el intercambiador de Moncloa)


Entradas

Se pueden comprar allí o por internet, y tienen un precio de 5 € para los adultos. Y los niños van gratis. Excepto en las dos citas importantes del año: el Gran Premio de Madrid (en julio), y el Día de los Campeones (el próximo 22 de octubre), que el precio es de 10 € para los adultos. También disponen de abonos anuales.

¿Qué hacer allí?

El recinto del Hipódromo, al ser al aire libre, es un lugar ya de por sí agradable para pasar un rato, pasear, tomar algo. Pero es que además, ¡hay caballos!
Os cuento lo que solemos hacer nosotros cuando vamos, y también todas las posibilidades, y ya os hacéis un plan si os animáis a ir.
Nosotros siempre empezamos recogiendo el programa oficial de las carreras, para ver horarios, y no perdernos ninguna. Ojeamos los nombres de los caballos (es una maravilla leer los nombres tan originales que les ponen; mis nombres favoritos del último día fueron Zascandil, Doctor Oscar, Baron Volador, Antonella y Reporteur), y vemos cómo les ha ido en las últimas carreras, y vamos decidiendo si apostamos algo o a quién (valen apuestas desde 1 euro, con lo que con 6 euritos puedes elegir un favorito por carrera, y así sabes a quién animar).


Luego nos acercamos al paddock. Allí 20 minutos antes de cada carrera, salen los caballos, con sus jockeys, y puedes observarlos (y si entiendes, ves sus "condiciones", a ver quién tiene más pinta de ganador).
Y a apostar. Nosotros nos lo tomamos como un juego, y como he dicho antes, apostamos 1 euro aprox. por carrera.
Lo de apostar tiene su historia. Porque se puede apostar a ganador, a colocado (ganas si tu caballo llega entre los tres primeros) y a gemela (eliges dos caballos y ganas si llegan primero y segundo indistintamente). Éstas son las apuestas fáciles. Luego hay otras más complicadas (Trío, Doble, Pick 4, Gemela Colocada, Trío Box), pero éstas se las dejamos a los expertos.
Una vez tenemos elegido nuestro favorito sólo nos falta acercarnos a la grada y ¡animar muchísimo mientras corre!


Esto es lo habitual en los hipódromos, ver las carreras de caballos y apostar. Ahora os cuento el resto de cosas que pueden hacer los niños en el Hipódromo de la Zarzuela.

Pasear a caballo
Si tienes entre 3 y 12 años puedes dar una vuelta a caballo. En la web pone que es un poni, pero no, es un señor caballo, y a mis hijas les encanta dar un paseo en un caballo de mayores. Es lo que más interesa a los niños, con lo que nosotros solemos ir a primera hora, antes de que se formen colas inmensas (es gratuito, así que todo el mundo se apunta).




Saltar en los castillos hinchables
También para las mismas edades. Entre 3 y 12 años. A escasos metros de donde se da la vuelta a caballo (en los jardines norte) hay diversos castillos hinchables, y gratis.

Talleres de pulseras, galletas, pintacaras, etc
Esto suele variar, cuando nosotros fuimos había talleres de la empresa Zampabolas para hacer galletas, diademas, tatuajes, pintacaras. Con precios desde 1.5 (los tatuajes) hasta 5.5 (las diademas). También anuncian unos talleres de Qbox, pero nosotros no los vimos.




Comerte un perrito caliente
Hay mucha oferta gastronómica en el hipódromo. Lo más atractivo para los niños son los perritos, pero también tienen helados y mucha variedad de comida en los restaurantes del recinto y los food trucks. Eliges lo que quieres tomar (o te lo llevas de casa y pides una bebida) y buscas un sitio en las numerosas terrazas que hay en todo el recinto.



Además de estas actividades también hay a veces un mercado de moda, La Huella Market, y actuaciones de música en directo tras las carreras. Y en verano (junio, y julio), las Noches del Hipódromo, en la que puedes disfrutar de carreras de caballos bajo la luz de la luna, cocktails y una atractiva y variada gastronomía.

http://www.hipodromodelazarzuela.es/

martes, 3 de octubre de 2017

El Loira con niños (4): Blois

Blois fue nuestra base de operaciones para los últimos días en el valle del Loira. Y es que está cerca de muchos castillos, y además la ciudad cuenta con uno de ellos, y con muchas otras cosas que visitar.



Nos alojamos en un apartamento que conseguimos a través de Home Away, y quería recomendároslo, porque estuvimos como en casa, y está muy bien situado. Es éste.  https://www.homeaway.es/p1269419a

¿Y qué se puede hacer en Blois? Pues ahora mismito os lo cuento...

VISITAR EL CASTILLO REAL

El castillo real de Blois reúne alrededor del patio central cuatro alas de cuatro épocas y de cuatro estilos arquitectónicos diferentes: gótico, renacimiento, gótico flamígero y clasicismo.
Quizá lo más llamativo a nivel arquitectónico sea la escalera exterior helicoidal, que es algo que nosotros nunca habíamos visto.

Pasear por el castillo te transporta también a las cuatro épocas, y puedes conocer a los personajes que lo habitaron como Francisco I, Catalina de Médicis, Enrique III y también Ana de Bretaña, cómo no.





Y si quieres conocer la historia del castillo, y lo visitas en primavera o verano, lo mejor es asistir al espectáculo nocturno "Son et lumière", que mediante luces y una narración (disponible en 9 idiomas) te va contando los episodios célebres de la historia del castillo, como el asesinato del duque de Guisa.


http://www.chateaudeblois.fr/

ALUCINAR EN LA MAISON DE LA MAGIE

Es uno de los sitios en los que más disfrutaron mis hijas en todo el viaje. Y es que en Blois se encuentra la Maison de la Magie Robert-Houdin, que es un museo de magia vinculado a la figura de Jean-Eugène Robert-Houdin, nativo de Blois, y considerado el padre de la "magia moderna".


Lo primero que te encuentras en la visita es que la misma casa, ¡es mágica! Y es que a las horas en punto por las ventanas de la casa asoman cabezas de dragón, como podéis ver en el vídeo.
Esto ya nos encantó, y dentro también disfrutamos de lo lindo, ya que pudimos ver un espectáculo de magia muy original (hay varias sesiones al día, y reservas el horario cuando compras la entrada), y además en las distintas salas del museo se pueden ver una exposición de papiroflexia, una sala de magia oriental, un espacio dedicado al escapista Harry Houdini (que inspiró su nombre del de Robert Houdin), la Sala de las Ilusiones (con un montón de efectos ópticos con los que mis hijas alucinaron), y lo más alucinante de todo, l'Hallucinoscope.


http://www.maisondelamagie.fr/

PASEAR POR LA CIUDAD SIGUIENDO UNA DE LAS CUATRO RUTAS




Hay cuatro rutas señalizadas por las calles de Blois: las de la gabarra, el jabalí, las flechas de San Nicolás y la flor de Lys. Nosotros seguimos esta última, que nos llevó por la zona más antigua de la ciudad, y fue muy divertido ir buscando las placas indicadoras, y oír a mis enanas gritar, "¡Ahí hay otra!".





Ademñas, el Loira, por supuesto, pasa por Blois, y en el puerto viejo del río nos encontramos con actividades para niños a distintas horas, con lo que es recomendable informarse antes de los horarios, por si os interesan.

Y hasta aquí nuestro penúltimo capítulo de nuestro viaje con el Loira con niños, espero que lo estéis disfrutando tanto como yo recordándolo.